Mujeres y publicidad

Como cada 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, se nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre los progresos alcanzados en los derechos de la mujer y, lo que es aún más importante, sobre el camino que aún nos queda por recorrer. Porque, a pesar de haber pasado casi cuarenta años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la celebración anual de este día, son aún muchos los pasos que a nuestra sociedad le falta por dar.

0803mujer

No cabe duda de que la realidad de la mujer en España ha cambiado transcendentalmente en las últimas décadas. Por ejemplo, hoy son mayoría en las aulas —un 54%, según datos del Gobierno— y representan el 60% de los licenciados universitarios según el Instituto Nacional de Estadística. Pero, pese a esta evolución, la igualdad dista mucho de haberse logrado. Y de todos los ejemplos que podríamos tratar, como es natural, nosotros queremos compartir con vosotros nuestra opinión acerca de la realidad de la mujer en el mundo del marketing y la publicidad.

La publicidad ha contribuido desde sus inicios a la creación de estereotipos. La mujer ha sido desde siempre un elemento central en muchas campañas publicitarias, bien como reclamo sexual o bien en su papel de “madre perfecta”.

La revolución de las redes sociales ha calado de lleno en el mundo de la maternidad hasta llegar a convertirse en una de las comunidades de la blogosfera más activas, se han convertido en un grupo con gran influencia como líderes de opinión para otras madres y las marcas. Dentro de este mundo, podemos destacar El Club de las Malas Madres, madres “imperfectas” que luchan por no perder su identidad como mujeres y desmitificar la maternidad.

Pero los clichés publicitarios no se limitan a las mujeres adultas. Los estereotipos infantiles en la publicidad marcan (aún más) la posible diferencia entre roles masculino y femenino. Los niños de los anuncios son inquietos, seguros, rebeldes, viven la acción… Por el contrario, las niñas son tranquilas, ordenadas y responsables, juegan con otras niñas y siempre están rodeadas del color rosa.

Poco a poco los juguetes, las campañas y los catálogos comienzan a ser más inclusivos (el sexismo en los anuncios de juguetes ha alcanzado el “mínimo histórico” del 34%, según el Consejo Audiovisual de Cataluña, frente al pico máximo de estereotipos de género alcanzado en 2005), mostrando que existen formas de juego alejadas de estándares anclados en el pasado. Porque si cada vez hay más conciencia en torno a la igualdad de género, los mensajes dirigidos a los niños (los adultos del futuro) cobran especial relevancia.

En este sentido habría que aplaudir el valiente paso dado por Barbie, la famosa muñeca de Mattel, criticada por exponer durante décadas unos cánones de belleza irreales, y que ha comenzado el 2016 con una revolucionaria renovación de imagen, presentando muñecas más acordes con el mundo en el que las niñas viven.

Más allá de la publicidad, en el propio desarrollo de producto existe una injusta realidad, la conocida como tasa rosa, un sobreprecio en productos destinados a mujeres.

 

En TMKF nos preocupamos por conocer los gustos y necesidades tanto de mujeres como de hombres, niños y niñas más allá del rosa y de los estereotipos que la sociedad y la publicidad hayan podido crear. 


One thought on “Mujeres y publicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s