Influencers ¿publicidad encubierta?

Si hablamos de cualquier acción de marketing no podemos obviar a los deseados influencers, líderes de opinión que cada vez que tuitean, añaden una foto a Instagram  o suben un vídeo a Youtube sube el pan. Han pasando de altavoces de la sociedad a grandes negocios.

La forma de contar historias ha cambiado, las “bondades del producto” pasan a un segundo plano, ahora es vital crear una conexión emocional con el espectador y qué mejor forma que de la mano de los líderes de opinión.

El intenso desarrollo de los mecanismos de comunicación social vinculados a las redes sociales hace que éstas se hayan convertido en una plataforma de exhibición muy potente, dado que en un principio los/las bloggers o youtubers venden su naturalidad e independencia de criterio y opinión.

¿Amor verdadero?

La relación entre las marcas y los influencers de moda no está muy clara. Su poder de convocatoria y difusión ayudan a la marca a posicionarse aportando una humanización al mensaje comercial; pero el receptor, que en su mayoría son niños y adolescentes, no distingue qué tipo de mensaje se está produciendo.

Hasta hace unos años, lo que era publicidad se veía a simple vista. Con la irrupción de los nuevos formatos, dispositivos y canales, la publicidad ha adquirido nuevas formas que no están expresamente contempladas por la ley.

La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos asegura que la publicidad encubierta que hacen los bloggers es un delito si no avisan en sus publicaciones que están promocionando un producto.

En países como Estados Unidos o Inglaterra, la relación comercial tiene que advertirse con etiquetas como #sposored (patrocinado) o #ad (anuncio). En España no existe regulación para este tipo de acciones, el que aparezca o no depende del contrato privado entre la marca y el influencer en cuestión.

 

 

La razón para encubrir la publicidad aspira a que el espectador (jóvenes millennials) consideren que el apoyo del “ídolo” es auténtico.

¿Y en España?

Autocontrol, el organismo encargado de “controlar” las buenas prácticas en publicidad no se ha manifestado ante esta realidad.

Tarde o temprano esto se regulará porque la influencia de los influencers no se activa y desactiva al gusto de las marcas que les contratan.

¿Qué pasará cuando los famosos unboxing se conciban como publicidad pura?

¿Tendrá el mismo efecto las acciones con influencers cuando veamos claramente que han sido pagados por ese tuit, post o videotutorial?

 

 

 

 

 


One thought on “Influencers ¿publicidad encubierta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s